Guía para crear un espacio de teletrabajo

(Votos: 3 Promedio: 5)

Cuando hablamos de generar un buen espacio de teletrabajo nos referimos a crear un buen entorno espacial, ambiental y temporal. ¿es confuso?.

Estos espacios nos ayudarán a optimizar nuestra productividad al trabajar desde casa y enfrentarnos a los problemas típicos del teletrabajo. En este artículo encontrarás una guía para crear tu espacio físico de teletrabajo.

Tabla de contenidos

    Creando nuestro(s) entorno(s) físico para el teletrabajo.

    La mayoría de los cursos/guías/tutoriales para el teletrabajo aconsejan definir un espacio para trabajar (y entre tu y yo, lo hacen de forma muy general). En esta guía, nacida de la experiencia real, abordamos generar 3 espacios.

    • El espacio de concentración. Es el lugar en el que trabajaremos normalmente. Si estás empezando a teletrabajar este espacio es suficiente.
    • (opcional. Pero muy recomendado) El espacio Instagram. Para cuando necesitemos/podamos relajarnos.
    • (opcional. Pero muy recomendado) El bunker. Un espacio en el que podamos trabajar independientemente de todo lo demás, aunque no sea el ideal.


    ¿Por qué estos 3 espacios?.

    Inicialmente un espacio es suficiente. Pero en el futuro te encontrarás con dificultades típicas del teletrabajo: Tener que trabajar cuando el espacio de trabajo está siendo utilizado por otras personas (¿tienes hijos?), cuando hay ruido en casa, cuando otras personas cuentan con nosotros, en una situación de crisis fuera de horario… o bajo una situación de burnout, aislamiento o de falta de concentración.

    Poder cambiar de espacio y que tu cerebro esté acostumbrado a trabajar en el nuevo espacio será importante en el futuro. Créeme.

    El espacio de teletrabajo de concentración.

    Especio de teletrabajo de concentración.

    Es nuestro espacio de trabajo principal y donde trabajaremos la mayoría de los días. Vamos a crearlo paso a paso:

    1. Busca un lugar físico del que puedas disponer a diario. No en todas las casas se puede desplegar un despacho permanente. Si es tu caso tendrás que “montar” y “desmontar” tu entorno físico cada día.
      1. Piensa cuánto espacio de almacenaje necesitas para tus equipos. Selecciona un grupo de armarios o estanterías y resérvalos exclusivamente para tu material laboral. Si tienes niños en casa: Piensa en las alturas. Instala nuevas estanterías si es necesario.
      2. Si vas a necesitar desmontar tu espacio laboral a diario asegúrate de que se puede hacer rápidamente. No quieres perder tiempo en esto cada día.
      3. Si tienes que emplear el mismo espacio para ocio y trabajo, puedes diferenciar la actividad mediante la iluminación (azul: trabajo, cálida: ocio). Esto te ayudará a crear ambiente de trabajo. (Visto en un Twit de @MelVonPato )
    2. Riesgos laborales. Piensa en tu espalda. Necesitas una buena silla y una mesa a la altura adecuada.
      1. Aunque las posturas Instagram quedan bien en las fotos, trabajar en el sofá, en una tumbona, hamaca, mesilla, encimera de la cocina… etc, es una condena segura a la visita del fisio.
    3. Ten en cuenta los siguientes aspectos: Espacio disponible, videoconferencias, iluminación, internet, red eléctrica y accidentes domésticos.
      1. Espacio disponible: ¿es suficiente? Si no lo es puedes buscar una mesa accesoria plegable para el material extra (o el café, ver abajo).
      2. Videoconferencias. ¿Se puede hacer una videoconferencia? ¿Lo que tienes detrás se puede enseñar?. Acondiciónalo si es posible o busca una forma especial de colocarte para las videoconferencias.
      3. Iluminación: lo ideal es que haya iluminación natural. Pero incluso si la hay, considera si dispones de buena iluminación para las noches o días oscuros.
      4. Internet: ¿hay cobertura Wifi?¿te llega el cable?. Si no llega puedes necesitar un repetidor Wifi o un cable Ethernet largo.
      5. Red eléctrica: ¿Tienes un enchufe? El ordenador se quedará sin batería. En el artículo sobre las 3 “Es” dedicado al equipamiento recomiendo tener una alargadera de 10 metros (ideal si nuestro espacio Instagram es la terraza).
      6. Accidentes domésticos: se te va a caer el café. Se te va a caer muchas veces si el único espacio que tienes para dejarlo es detrás de la pantalla del portátil (doy fe). Atento a: otras personas que dejan cosas en nuestro espacio laboral, tránsito de personas, cables del portátil tirados por el suelo (y si alguien se tropieza, el ordenador sufre las consecuencias)… dale una vuelta y trata de minimizar los riesgos.
    4. Elimina distracciones cercanas. Trata de sacarlas de tu campo visual si es posible.
      1. Televisión y mando de la televisión, nevera, cafetera, equipo de música, consolas, tu libro de cabecera, ventanas… y un largo etcétera: todo fuera de tu campo visual. Incluso si resistes la tentación, ver esos objetos pueden romperte la concentración.
      2. Teléfono móvil: fuera de tu campo de visión pero a tu alcance en un lugar incómodo. Yo suelo dejarlo detrás de la pantalla del ordenador (no lo veo y cogerlo requiere de cierto contorsionismo).
    5. La pausa para el café. Piensa en otro lugar físico para descansar y sepárate de tu ordenador (y de cualquier pantalla) mientras lo hagas. Si empiezas a sentir que te falta contacto humano, queda con algún colega del trabajo para tomaros el café a la misma hora y cotillear por teléfono. Otra opción es visitar nuestro grupo de teletrabajo.
    6. Reserva 5 minutos al día para dejar recogido el espacio de trabajo. No hay nada peor que llegar a tu espacio de trabajo y tener que empezar por ordenarlo.
    7. Si el espacio de trabajo acaba el día ocupado por objetos de terceras personas (¿tienes hijos?) intenta dedicar 5 minutos a recogerlo en algún momento previo a sentarte a trabajar.

    ¿Buscas algún consejo adicional? Puedes consultar nuestro artículo sobre el informe de la OMS al respecto de los impactos en la salud del teletrabajo. Contiene información sobre como minimizar los riesgos.

    El espacio de teletrabajo Instagram

    Ilustración del espacio de trabajo Instagram.
    Ese cuello… va a sufrir…

    Lo llamamos «Instagram» porque es el espacio de trabajo que queremos sacar en foto para dar envidia. La función del espacio Instagram es la de reconciliarnos con el teletrabajo. Lo usaremos cuando estemos hasta las narices. También lo usaremos los días que, teniendo poca carga laboral, nos queramos dar un gustazo.

    En este sentido: nos tiene que servir para sentirnos bien con nosotros mismos, combatir el burnout y a ser posible incrementar el contacto humano.

    Mi espacio Instagram actual es la terraza. Cuando hace sol y temperatura agradable es un buen lugar para salir a relajarse (recuerda que trabajar en exteriores requiere de una sombrilla). Además veo a gente pasar y como me llevo bien con los vecinos, si asoman, puedo cruzar unas palabras con ellos. Suelo aprovechar esos días para hacer “esa llamada pendiente” a un familiar o amigo que nunca haces y pasear por la terraza mientras hablo con él.

    No es un espacio para todos los días porque reduce nuestra productividad. Es un espacio para relajarse, sacar un poco de trabajo light adelante, des estresarse, contactar con otros seres humanos y disfrutar un poco de la vida.

    Ejemplos de espacios Instagram: Terrazas o cerca de la ventana, el sofá (para pocas horas, a mi me acaba doliendo la rodilla), una cafetería (ideal), espacio de coworking, un parque (muy incómodo), la playa (¡no! ¡La playa no! Ordenadores, arena y agua. Mala combinación).

    Los espacios Instagram tienen requisitos especiales:

    1. Internet. No uses nunca una red pública. Protege tus datos y tus equipos. Aunque podrías usar una red con clave (de una cafetería) por seguridad es mejor que no lo hagas. De hecho, en el caso de que teletrabajes por cuenta ajena es posible que no sea legal hacerlo (revisa tu contrato). En lugar de eso lo mejor es establecer una red Wifi con tu teléfono y usar tu tarifa de datos (si trabajas por cuenta ajena revisa en tu contrato si esto puede hacerse). Hablamos de esto en las 3 “Es”: equipamiento.
    2. Sombrilla. ¿habéis visto fotos de espacios Instagram en las que sale un portátil en una terracita al sol?. Ya te digo yo que ese día no se trabajó. No se ve nada en la pantalla. Si vas a teletrabajar en exteriores necesitas una sombrilla que le de sombra a tu ordenador y a ti y a ser posible que esté oscuro a tu espalda para evitar los reflejos.
    3. Cargadores, alargaderas, baterías de repuesto.

    El espacio de teletrabajo bunker.

    Ilustración del espacio de teletrabajo bunker.

    Para cuando hay que trabajar en circunstancias adversas. Busca un sitio en el que puedas meterte y desaparecer. No tiene por qué ser agradable ni necesariamente cómodo. Usar el espacio bunker “quema” por dentro, un día bien y hasta acabas satisfecho porque has conseguido una heroicidad, pero si lo usas a menudo te destruye. No lo uses a diario. Está únicamente para emergencias.

    Si me haces caso y construyes tu espacio bunker, la primera vez que lo uses vas a salir con el ánimo por las nubes. Porque estabas preparado. Si no me haces caso, la primera vez que lo necesites vas a entrar en pánico.

    Mi espacio bunker es una habitación relativamente pequeña, mal ventilada y sin iluminación natural que usamos de trastero y bodega. Por suerte he podido acondicionar una mesa y tiene una pared apta para videoconferencias.
    Cuando es necesario, me meto ahí, cascos y pueden los niños estar quemando Troya que el trabajo sale adelante.

    Ejemplos de espacio bunker pueden ser: el dormitorio si dispones de alguna mesita o silla aunque no sean ideales, un espacio de coworking, la biblioteca pública, una cafetería…

    Los espacios de teletrabajo bunker también tienen requisitos especiales:

    1. Cascos buenos, de estos que cubren toda la oreja y aíslan del mundo aunque no pongas música.
    2. Los básicos: internet, electricidad como todos los demás espacios físicos… todo lo básico lo pasamos por encima. El importante viene ahora:
    3. ¡Testeo!. ← ¡Importancia crítica!. ← ¡Focus!. La primera vez que te enfrentes a una crisis necesitas que el espacio bunker funcione “ya”. Así que, con tiempo, un día que fueras a usar tu espacio Instagram porque hay poca carga… en lugar de eso vas al espacio bunker, lo acondicionas y te aseguras de que todo funciona. Y luego ya, al Instagram.
    4. Disponibilidad y rapidez de acceso. El espacio bunker lo vas a usar para apagar fuegos. No puede estar a media hora en coche. Idealmente estará en casa o cerca y tendrá horarios amplios. Si es una cafetería se buen cliente, deja propina o pídeles la cena de forma habitual y explícale al dueño que de vez en cuando vienes por emergencias.

    Unos consejos finales: usa tus 3 espacios de teletrabajo para romper la monotonía. Si con la experiencia se te ocurren nuevas formas de organizar tus espacios, hazlo. Acostúmbrate a trabajar en tus espacios, en particular en el bunker, úsalo algún día, aunque no lo necesites.

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies