Ley de teletrabajo 10/2021 del 9 de julio de 2021.

(Votos: 2 Promedio: 5)

Tal y como avanzábamos en nuestro artículo con las claves para ser más productivo al trabajar en casa, en este artículo hablamos en términos sencillos de la ley del teletrabajo española para la empresa privada. Puedes encontrar aquí nuestro artículo sobre la ley del teletrabajo para funcionarios.

El 9 de julio de 2021 se aprobó en España la Ley 10/2021, de trabajo a distancia. La normativa llega tras la tramitación del real decreto del 22 de septiembre de 2020, que se empleó en primera instancia para regular esta cuestión. A esta ley se le llama de forma coloquial la ley de teletrabajo española.

Puedes acceder y descargar la ley en el enlace del párrafo anterior. A continuación realizamos un breve análisis de la ley para resaltar las cuestiones más relevantes desde la perspectiva del teletrabajador. 

En este punto hay que señalar que la ley de trabajo a distancia únicamente tiene sentido para trabajadores contratados por cuenta ajena. Si eres emprendedor, o trabajador por cuenta propia, la ley no sería de aplicación para ti.

Adicionalmente si eres teletrabajador contratado por el sector público esta ley tampoco sería de aplicación para ti. Esto es debido a que la disposición adicional segunda indica que las previsiones de esta ley no serán de aplicación al personal al servicio de las Administraciones Públicas, que se regirá en esta materia por su normativa específica.

El texto que exponemos a continuación debe considerarse únicamente una orientación y en ningún caso una interpretación formal de la ley. Ten en cuenta que:

  1. Reescribimos los textos para presentarlos en lenguaje coloquial. Por lo que lo que incluimos no es exactamente lo que dice la ley.
  2. La ley puede haber cambiado desde que escribimos el artículo.

Por todo ello no emplees este texto para cualquier cuestión legal, si buscas asesoría legal lo mejor es que contactes con un abogado.

La ley del teletrabajo se compone de 4 capítulos.

Indice. Expandir/contraer –>

    Capítulo 1. Disposiciones generales de la ley de teletrabajo.

    El capítulo 1 de la ley de teletrabajo recoge el ámbito de aplicación, las definiciones de “Trabajo a distancia”, “teletrabajo” y “trabajo presencial”, las limitaciones en el trabajo a distancia para menores y en prácticas y aprendizaje y la base de igualdad de trato, oportunidades y no discriminación.

    Lo más interesante de este capítulo es:

    • La regulación para que nuestro trabajo se considere legalmente teletrabajo y por lo tanto la ley sea de aplicación.
      1. En este caso el texto recoge que un trabajo se considera a distancia si en un periodo de tres meses se ha prestado un mínimo del treinta por ciento del mismo de forma remota. 
    • Las definiciones de:
      1. Trabajo a distancia: forma de organización del trabajo o de realización de la actividad laboral conforme a la cual esta se presta en el domicilio de la persona trabajadora o en el lugar elegido por esta, durante toda su jornada o parte de ella, con carácter regular.
      2. Teletrabajo: aquel trabajo a distancia que se lleva a cabo mediante el uso exclusivo o prevalente de medios y sistemas informáticos, telemáticos y de telecomunicación.
      3. Trabajo presencial: aquel trabajo que se presta en el centro de trabajo o en el lugar determinado por la empresa.

    Capítulo 2. El acuerdo de trabajo a distancia.

    El capítulo 2 de la ley de teletrabajo es muy interesante e importante. Regula el acuerdo al que deben llegar empleador y trabajador para poder hacer efectivo el trabajo a distancia.

    El artículo 5 de este capítulo presenta 3 conceptos importantes:

    1. El trabajo a distancia es voluntario tanto para la persona trabajadora como para la empleadora. Requiere la firma de un acuerdo en los términos que recoge esta ley.
    2. No se puede emplear una negativa a desarrollar el trabajo de forma remota, la exigencia del trabajador a volver a un trabajo presencial ni las dificultades para desarrollar la actividad laboral a distancia como una causa justificativa de una extinción del contrato laboral.
    3. La decisión de trabajar a distancia es reversible. Tanto por parte de la empresa como por parte de la persona trabajadora.

    El artículo 6 regula las formalidades del acuerdo. En esencia que el acuerdo debe firmarse por escrito, que el trabajador tiene derecho a una copia, que debe firmar un recibí y que el acuerdo debe remitirse a la oficina de empleo.

    El artículo 7 de la ley de teletrabajo regula el contenido mínimo del acuerdo de trabajo a distancia. Este artículo es más interesante que el anterior porque exige que los acuerdos dejen por escrito la siguiente información:

    Imagen ilustrativa sobre la importancia de conocer las reglas del teletrabajo.
    1. Inventario de medios, equipos y herramientas para el desarrollo del teletrabajo. Incluye consumibles y muebles. (Es posible que el término “equipo” y “herramientas” tenga un significado diferente al que le damos nosotros en nuestro artículo sobre las 3 “Es”).
    2. Enumeración de los gastos que la persona trabajadora pudiera tener por el hecho de trabajar a distancia. (Los gastos del teletrabajo deben ser abonados por la empresa al trabajador).
    3. Horario de trabajo y reglas de disponibilidad. (¡Muy importante prestar atención a este apartado!. Afectará a nuestro plan organizativo).
    4. Porcentaje y distribución entre trabajo presencial y trabajo a distancia.
    5. Centro de trabajo de la empresa al que queda adscrita la persona trabajadora y donde, en su caso, desarrollará la parte de trabajo presencial. (Es importante que si aceptas pasar de trabajo presencial a remoto, te asegures de que el centro al que estás adscrito es uno al que puedas acudir en caso de que la situación se revierta).
    6. Lugar de trabajo a distancia elegido por el trabajador. (Este punto es importante. En función de lo que ponga en este apartado es posible que no puedas trabajar si no te encuentras en un lugar específico. Este punto puede ser sensible con respecto a las instrucciones de la empresa en materia de protección de datos y seguridad de la información).
    7. Plazos de preaviso para situaciones de reversibilidad (en caso de que alguna de las partes quiera volver a trabajo presencial).
    8. Medios de control empresarial de la actividad. (Este punto es importante también. En este apartado se dirá cómo va a ser evaluado tu rendimiento).
    9. Procedimiento a seguir en caso de producirse dificultades técnicas.
    10. Instrucciones de la empresa en materia de protección de datos.
    11. Instrucciones de la empresa en materia de seguridad de la información.
    12. Duración del acuerdo.

    El artículo 8 especifica las condiciones en las que el acuerdo firmado podría modificarse. No merece la pena entrar en detalles.

    Capítulo 3. Derechos de las personas trabajadoras a distancia.

    El capítulo 3 de la ley del teletrabajo recoge una serie de artículos al respecto de los derechos de los teletrabajadores. Los resumimos a continuación.

    Sección 1: derecho a la carrera profesional.

    Artículo 9. Derecho a la formación. Se debe garantizar la formación de los teletrabajadores en términos equivalentes a los trabajadores presenciales.

    Artículo 10. Derecho a la promoción profesional. Los teletrabajadores tienen derecho a promocionar en los mismos términos que los trabajadores presenciales.

    Sección 2: derechos relativos a la dotación y mantenimiento de medios y al abono y compensación de gastos.

    Artículo 11. Derecho a la dotación suficiente y mantenimiento de medios, equipos y herramientas.

    Artículo 12. Derecho al abono y compensación de gastos.

    Sección 3: derechos con repercusión en el tiempo de trabajo.

    Artículo 13. Derecho al horario flexible en los términos del acuerdo. (Este articulo dice que respetando los tiempos de disponibilidad obligatoria y la normativa sobre tiempo de trabajo y descanso, el trabajador puede trabajar cuando desee).

    Artículo 14. Derecho al registro de horario adecuado. (Este artículo dice que el horario efectivamente trabajo debe quedar registrado).

    Sección 4: derecho a la prevención de riesgos laborales.

    Artículo 15. Aplicación de la normativa preventiva en el trabajo a distancia.

    Artículo 16. Evaluación de riesgos y planificación de la actividad preventiva.

    (Estos dos artículos regulan los derechos en materia de prevención de riesgos. Sin embargo, al trabajar en casa, en la mayoría de los casos la prevención de riesgos recaerá principalmente en tus acciones del día a día).

    (NOTA: existe la creencia de que la empresa puede acceder a tu domicilio para revisar tu puesto laboral en relación con los riesgos laborales. Esto únicamente puede hacerse previa solicitud por escrito al teletrabajador y debe contar con su autorización. Es decir: el teletrabajador puede negarse a que nadie acceda a su vivienda).

    Sección 5: derechos relacionados con el uso de medios digitales.

    Artículo 17. Derecho a la intimidad y a la protección de datos.

    Artículo 18. Derecho a la desconexión digital.

    Sección 6: derechos colectivos.

    Artículo 19. Derechos colectivos de las personas que trabajan a distancia. (Este artículo esencialmente asegura que los teletrabajadores tienen los mismos derechos que los presenciales a ejercitar sus derechos colectivos. Estamos hablando de negociaciones colectivas, representación legal, derecho a voto en las elecciones de representantes legales…).

    Capítulo 4. Facultades de organización, dirección y control empresarial en el trabajo a distancia.

    El capítulo 4 de la ley de teletrabajo recoge cómo puede la empresa organizar, dirigir y controlar el trabajo a distancia.

    Son 3 artículos (el 20, 21 y 22) que dicen que:

    • Las personas teletrabajadoras deben cumplir con las instrucciones que establezca la empresa en materia de protección de datos y sobre la seguridad de la información. (Lo hemos dicho anteriormente. Ojo en este punto porque podría hacernos inviable el teletrabajo desde wifis públicas o privadas ajenas a la empresa o tu domicilio, incluso si disponemos de una VPN o si trabajamos desde la conexión de datos de nuestro dispositivo móvil).
    • Se debe cumplir con las condiciones e instrucciones de uso y conservación en relación con los equipos de los que nos haya dotado la empresa.
    • El artículo 22 lo incluimos literalmente por ser el más importante de los 3. Dice que “La empresa podrá adoptar las medidas que estime más oportunas de vigilancia y control para verificar el cumplimiento por la persona trabajadora de sus obligaciones y deberes laborales, incluida la utilización de medios telemáticos, guardando en su adopción y aplicación la consideración debida a su dignidad y teniendo en cuenta, en su caso, sus circunstancias personales, como la concurrencia de una discapacidad”. (En esencia dice que la empresa puede establecer las medidas que considere para controlar la ejecución de las obligaciones contractuales. Hay que señalar que este artículo podría entrar en conflicto con los artículos 17 y 18, que aseguran el derecho a la intimidad y a la desconexión digital del teletrabajador).

    Finalmente la ley recoge una serie disposiciones adicionales, transitorias y finales que se refieren a cambios que es necesario efectuar en otras leyes. Por ejemplo: al existir una ley sobre el teletrabajo, se incluye una modificación en el estatuto de los trabajadores para incluir que es posible prestar trabajo a distancia de acuerdo a los términos previstos en la ley del teletrabajo.

    Teletrabajar sin contrato de teletrabajo.

    ¿Qué sucede si se teletrabaja sin contrato de teletrabajo?.

    Está recogido como una falta «grave» en el artículo 7 del Real Decreto Legislativo 5/2000, de 4 de agosto, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley sobre Infracciones y Sanciones en el Orden Social:

    No formalizar por escrito el contrato de trabajo, cuando este requisito sea exigible o lo haya solicitado la persona trabajadora, o no formalizar el acuerdo de trabajo a distancia en los términos y con los requisitos legal y convencionalmente previstos.

    Las multas por infracciones graves ascienden a de 751 a 1.500 euros en su grado mínimo; 1.501 a 3.750 euros en su grado medio; y 3.751 a 7.500 euros en su grado máximo.

    Como hemos dicho anteriormente en teletrabajamos.net no contamos con un equipo jurista, por ello este texto debe ser empleado únicamente como un resumen de la ley de teletrabajo con la única finalidad de tener un conocimiento general de su contenido. Para cuestiones de derecho laboral lo mejor es que contrates con un servicio legal especializado.

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies